No puede el médico curar bien sin tener presente al enfermo.

Séneca