Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.

Santiago Ramón y Cajal

Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis.

Paracelso