Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.

Santiago Ramón y Cajal

No puede el médico curar bien sin tener presente al enfermo.

Séneca